Los expertos cuestionan el estudio de la NASA que muestra el aumento de hielo en la Antártida

Varios expertos cuestionan la conclusión de un reciente estudio de la NASA que afirma que en la Antártida se acumula más hielo del que se pierde debido al cambio climático. Sostienen que el estudio contradice más de una década de otras mediciones científicas, incluidos los estudios anteriores de la NASA.

El informe de la NASA publicado la semana pasada, titulado "Mass Gains of Antarctic Ice Sheet Greater than Losses" (Las ganancias de masa de la capa de hielo de la Antártida son mayores que las pérdidas), afirmaba que la acumulación de nieve en la Antártida Oriental ha añadido suficiente hielo al continente como para compensar las pérdidas de los glaciares que se están reduciendo, especialmente los de la Antártida Occidental. Estas ganancias de hielo, señalaba el informe, probablemente no durarán más de 20 o 30 años debido a la velocidad con la que se está derritiendo el hielo a causa del cambio climático.

Pero estudios anteriores de la NASA, incluidos datos publicados el año pasado, han advertido que el deshielo en la Antártida Occidental es "imparable". Los investigadores también han dicho que el derretimiento del hielo podría añadir hasta un metro y medio a las predicciones de aumento del nivel del mar a largo plazo, que advierten de un aumento de un metro para el año 2100.

El estudio de la semana pasada -que cuestionaba un informe de 2013 del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas que decía que la Antártida estaba perdiendo hielo en general- ha desencadenado un acalorado debate.

"Por favor, no den publicidad a este estudio", dijo Theodore A. Scambos, científico investigador principal del National Snow & Ice Data Center, un centro de investigación polar de la Universidad de Colorado en Boulder.

Otros críticos dijeron que el estudio contradice 13 años de mediciones por satélite del hielo de la Antártida realizadas por la misión GRACE de la NASA.

"No hay datos de calidad que respalden las afirmaciones de los autores sobre el crecimiento [del hielo] en la Antártida Oriental", dijo Eric Rignot, científico principal de la Sección de Ciencia e Ingeniería del Radar del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

Pero el autor principal del informe impugnado, Jay Zwally, glaciólogo del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA, dijo a Al Jazeera que sus datos se basan en modelos mejorados que no se aplicaron a mediciones anteriores. Si el mismo modelo se aplicara a otros datos, coincidiría con su propia determinación "más precisa" del estado de las capas de hielo de la Antártida, dijo Zwally.

El modelo de Zwally se centra en el movimiento del lecho rocoso en las profundidades del hielo de la Antártida. El manto de la Tierra se eleva cuando se libera de la carga de las capas de hielo y los glaciares. El mismo fenómeno se produce en la Antártida, según Zwally, pero no se ha incluido con precisión en los antiguos modelos de movimiento del lecho rocoso. Eso, dijo, puede estar detrás de la diferencia entre sus mediciones y las del resto de la comunidad científica.

Los antiguos modelos "no tenían en cuenta el lento crecimiento (del hielo) en el centro. Así que estimamos que ese crecimiento no contabilizado es de uno o dos centímetros al año durante 10.000 años. Eso es … metros sobre el otro hielo. Y en lugar de que la Tierra suba porque el hielo se fue, está bajando por eso", dijo Zwally.

Benjamin Smith, del laboratorio de física aplicada de la Universidad de Washington, dijo que no creía que hubiera datos inexactos en el estudio de Zwally. Las diferencias en las conclusiones con otros estudios, dijo, se basaban en gran medida en la interpretación de esos datos. Era posible, dijo Smith, que las mediciones de Zwally fueran correctas y los datos anteriores fueran erróneos.

"Hay que dar un paso de interpretación. Tanto las mediciones de GRACE como las suyas están influidas por lo que hace la roca debajo de la capa de hielo", dijo Smith. "Hay que entender lo que ocurre con el movimiento de la roca para comprender lo que significa la señal de GRACE".

Smith dijo que la cuestión puede quedar zanjada pronto. Hay planes en marcha, dijo, para enviar equipos a la Antártida para tomar medidas de la altitud del hielo de esa manera en lugar de utilizar los datos del satélite.

Si el estudio de Zwally es correcto, plantea otra cuestión: ¿Dónde se originó el aumento del nivel del mar atribuido al deshielo de la Antártida?

En las últimas décadas, los océanos del mundo han subido una media de 2,8 milímetros (0,11 pulgadas) al año, según un informe de 2013 del IPCC. Ese aumento se atribuye al derretimiento de las capas de hielo de la Antártida y Groenlandia, a la desaparición de los glaciares y a la expansión térmica -cuando el calor del cambio climático hace que el océano se expanda, provocando así un aumento del nivel del mar-.

"La buena noticia es que la Antártida no contribuye actualmente a la subida del nivel del mar, sino que le quita 0,23 mm al año", dijo Zwally la semana pasada en un comunicado de prensa.

"Pero esto también es una mala noticia", dijo. "Si los 0,27 mm anuales de aumento del nivel del mar atribuidos a la Antártida en el informe del IPCC no proceden realmente de la Antártida, debe haber alguna otra contribución al aumento del nivel del mar que no se contabiliza".

Códigos FF

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir